jueves, 25 de abril de 2013

Fourussia en Dortmund

El Borussia de Klopp no nos era desconocido esta temporada, pues era uno de los equipos que conformaban el llamado "Grupo de la Muerte" en el que se encontraba el Real Madrid. El mejor resultado que pudimos hacer ante ellos en la fase de grupos fue un 2-2, y nunca, o en contados momentos, dio la sensación de que el Real Madrid fuera capaz de pasar por encima al conjunto alemán.

El partido de anoche transmitió una sensación calcada a la que produjo el Borussia en la fase de grupos, esta vez con el aliciente anímico de encontrarse en unas semifinales de Champions League. Si antes mordían, ahora buscaban despedazar al rival. Había que ser muy ingenuo para pensar que el Real Madrid iba a tener un partido relativamente facil, y que no sería demasiado complicado sacar un resultado medianamente bueno de cara al partido de vuelta. Unas semifinales de Champions League en tu propio estadio y con una afición que también mete goles (ya lo comprobamos en el partido en el campo del Galatasaray) solo pueden provocar en el jugador una motivación máxima.



Viendo el partido, nadie se sorprendería si le dijeran que el Borussia jugaba con veinte jugadores contra los once del Real Madrid, ya que su intensidad física era máxima. Ejercían una presión asfixiante sobre cada jugador que traspasaba la línea de medio campo, aunque durante los primeros 25 minutos de partido la tuvieron adelantada hasta zona de 3/4.

Después de una derrota tan dolorosa, es fácil sacarle unos defectos al equipo que antes de dicho encuentro no se veían tan abultados. Forma parte de la explicación salpicada por la emoción del momento que cada uno se da a sí mismo sobre esta derrota. Poco o nada tienen de análisis objetivos; no en este preciso momento. ¿Faltó actitud?; ¿falló el sistema?; ¿fueron errores individuales?. La situación tiene un poco de todo , y la responsabilidad ha de repartirse desde el entrenador hasta el último jugador de la plantilla.

Ahora bien, a pesar de estos varapalos, la vida es tan cruel y tan sabia al mismo tiempo que tiene la osadía de seguir hacia delante. No le importa si fallece un ser querido, si se ha suspendido un examen, si tu equipo del alma ha perdido estrepitosamente o si un terremoto ha acabado con cientos de vidas en algún rincón del mundo. El tiempo no se detiene para permitir que nos regodeemos en lo que ha sucedido en el pasado.

Por eso, personalmente me gustaría que el madridismo tuviera claro que no tiene sentido regodearse en el pésimo juego de ayer, ni en el resultado, ni en la eliminatoria. En este mismo momento, asumid que el Real Madrid está fuera de la Champions League. Estoy seguro de que si esta eliminatoria fuese a partido único y le preguntáramos al equipo qué harían si tuvieran la oportunidad de jugar un segundo partido para intentar pasar a la final, estarían ilusionados porque alguien les diera esa oportunidad. Más de lo mismo digo de la afición.




Estamos fuera, si, pero el próximo martes tenemos la oportunidad de volver a entrar. No va a ser fácil, en absoluto, pero el Real Madrid (y cuando digo Real Madrid me refiero al equipo y a la afición) tiene el deber de exprimir las posibilidades que esos segundos noventa minutos nos ofrecen. Es imposible volver atrás en el tiempo y remediar lo de anoche, asi que aprovechemos la oportunidad que tenemos delante.

El Santiago Bernabeu tiene más responsabilidad de la que cree en este momento (la tiene siempre, pero especialmente en momentos como este). Dice el refrán que "Obras son amores, y no buenas razones", asi que ha llegado el momento en el que hay que dejar el rumor, la duda y la crítica no constructiva en casa, pues lo único que habla del pensamiento de uno es lo que hace. El Santiago Bernabeu debe ser lo que hace casi treinta años que no es: el jugador número 12; el 13; el 14, y el que haga falta. El equipo necesita tres goles; que la afición allane el camino anotando al menos uno de ellos. Se ha visto en otros estadios que es posible hacerlo.




Nada garantiza que pasemos, pero si hay que caer eliminados, que sea honrando el escudo. Ya estamos fuera de la final; ¿vamos a dejar que se escape viva la segunda oportunidad que tenemos para ser finalistas?. Cada uno tiene la respuesta dentro de sí mismo.

4 comentarios:

  1. Hola!!

    He encontrado tu blog por casualidad y me encanta, tiene un montón de información interesante.

    Quería preguntarte si te gustaría intercambiar enlaces conmigo, en un blog de fútbol online que tengo. Si quieres, mándame un mail a info@partidosendirecto.es

    Gracias y enhorabuena!!

    Magda

    ResponderEliminar
  2. te interesaria un intercambio de enlaces con: www.amormadridista.com

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Hola , me interesa intercambiar articulos de calida con tu sitio, por favor contacta conmigo para mas detalles .

    Mary,
    maria.jose.sandino@hotmail.com
    webmaster,seosolutions

    ResponderEliminar